viernes, 9 de marzo de 2012

MEDIO IRONMAN DE VALENCIA

Pasados 5 días del medio Ironman, es hora de hacer balance y escribir mi crónica de lo sucedido, prefiero hacerlo ahora y no en caliente porque así pienso se analizan mejor las cosas, lo mejor será empezar por el principio.
Todo vino por la decepción de no poder correr el Marathon de Valencia, tenia unas ganas locas de hacerlo, corría mi mejor amiga y era mi anhelo entrar en meta a su lado, desgraciadamente una inoportuna lesión hizo que no pudiera entrenarlo como era debido y tuve que desistir, solo yo se los vanos intentos que realice por entrenarlo y correr junto a ella, lastima que todo eso no valga ni para recibir una llamada, en fin ese es otro tema y me desvío de lo importante, el caso es que paseando por mis paginas de deportes vi, la información de una nueva prueba en la ciudad, se trataba del Medio Ironman , sabia que no debía hacerlo pero me apunte sin dudarlo, soy muy dado a hacer las primeras ediciones de las pruebas, para así intentar hacerlas todos los años, ojee varios planes de entrenamientos, elegido el plan solo quedaba ponerle huevos e intentar hacerlo, sabia que seria complicado ya que mi pierna seguía doliéndome, aun así esta vez dije que nada me detendría en el afán de ser Finisher.
Después de 3 duros meses de entrenamiento, en los que solo yo se lo que he padecido, (bueno mi mujer también ha visto como llegaba a casa mas de una vez con la cara desencajada de dolor y tener que inflarme a ibuprofeno), llego la gran cita, viernes recogida de dorsal y sábado dejar mi bici en el box y reunión con mis amigos, ellos van a hacerlo por equipos, Elena nada, Vicente bici y Belén corre, mi ilusión es ganarle a los 3, se que a Elena es casi imposible ya que tiene mi misma mentalidad en el deporte, va a muerte desde la primera brazada, mis opciones son no perder mucho tiempo con ella en el nado e intentar pillar a Vicente en la bici, creo en mis posibilidades y se que si lo veo lo pasare y si mis piernas van como en los éntrenos Belén no debe ser ningún problema, iluso de mi, poco a poco vi, como mis planes iban de mal en peor.
Domingo 4, por fin llego el día, me levanto a las 06:00, desayuno mi tazón de leche con cereales habitual y me voy con mi mochila cargada de trastos e ilusiones, llego al box, repaso mi bici, dejo todo el material en su caja y me enfundo el neopreno, no tengo nervios, pienso que estoy preparado y como no creo en la suerte(cada uno se busca la suya) me reúno con mis colegas a esperar que den mi salida, es lo que menos me gusta del triatlón, se hacen mil salidas, primero los elite, luego las mujeres, luego por edades y finalmente los no federados, se conoce que como no pagas federación eres la ultima mierda, eso en el mundo de las carreras populares no pasa, la elite sale junto a los normales, así es como se demuestra lo buenos que son, al menos esa es mi opinión, nos tienen una hora descalzos esperando la salida, estoy acojonado, nunca he nadado con neopreno y menos con una temperatura del agua tan fría, se que voy a pasarlo mal, pero a que cojones he venido sino, un amigo de Elena me dice que no esta tan fría(como se nota que este nada como ella), en la rampa que nos dirige al agua ya se nota lo calentita que esta, cuando me tiro pienso que estoy dentro de una nevera, las manos no se de quien son, los pies son dos trozos de hielo y la cara ni lo cuento, llevaba una meadita un par de horas preparada para ser soltada al entrar al agua(todos lo hacen para que el cuerpo note algo de calor) y del frío se me corta, intento relajar los músculos para que salga pero no hay manera, dan la salida y es un caos, casi 300 personas nadando a la vez es algo agobiante, te pegan, pegas, es lo normal, hasta que pasan muchos metros no tienes tu espacio para dar brazadas tranquilamente, desde el principio voy mal, tengo mucho frío y noto el poco entrenamiento de nado realizada(es lo que mas me cuesta, sacar tiempo para nadar), veo a Elena por delante, aun diferencio sus manera de nadar, la tengo cerca e intento seguir su ritmo, como era previsible fue del todo imposible, antes de la primera boya ya la he perdido, decido no cebarme y poner el ritmo adecuado esperando no perder mas de 5 minutos con ella(perdí solo 2), poco a poco voy encontrándome bien, el frío sigue ahí y la sensación de agobio también, pero mis brazos y piernas responden bien, cuando me doy cuenta estoy en la rampa de salida, salgo entre los 100 primeros lo cual hace que albergue esperanzas de conseguir mi objetivo, mientras me encamino hacia la bici noto un mareo brutal, llego tambaleándome a mi bici, me tengo que sentar porque es imposible mantenerme derecho, incluso me planteo no salir en la bici porque no soy capaz de ponerme en pie, afortunadamente el mareo cesa a los pocos minutos, me quito el neopreno como puedo, quedándome en pelotas para ponerme el tritraje, era una de mis dudas, que hacer si cambiarme totalmente o no y como veo a un pavo que lo hace pues yo también, total con lo fría que estaba el agua poco se me puede ver jajaja, me tomo mi tiempo, voy tranquilamente con mi bici hasta la zona de salida y empieza mi odisea ciclista, desde la primera pedalada noto que no es el día, las piernas no están frescas, no se porque pero las tengo pesadas, para mas INRI, aparece el peor enemigo del ciclista, un viento horrible, hasta Sueca mas o menos se puede llevar, es incomodo y molesto, hace que tu ritmo no sea el esperado y se cargan mas de lo debido las piernas pero es asumible, pero cuando nos metemos en la marjal es lo peor, no hay manera de avanzar, hay momentos en los que si no haces fuerza sobre la bici te tira al suelo, pienso que no voy a poder llegar, la rodilla izquierda(la lesionada) empieza a dar síntomas de lo que después será la debacle, se que mi ilusión de pillar a Vicente ya es una utopia, con lo cual solo tengo que salir de allí como sea, voy pasando a algunos que todavía van peor que yo, me hace gracia ver a gente con pepinos de bicis de 3000 euros en adelante son superados por mi maquina de 2000 y eso que no estoy nada fino, en un momento dado giramos y en aire viene de cola con lo cual te empuja y te hace pillar una velocidad genial, desgraciadamente solo dura unos pocos kilómetros y te das de bruces con la cruda realidad, otra vez el viento de cara te para, llega un momento que tengo que bajar al plato pequeño y todo, es increíble que en llano tenga que hacerlo, es como si estuviera subiendo un puerto de montaña, en esos momentos me doy cuenta que no debería de haber entrenado solo en llano, debería haber metido mas de un puerto en mi preparación, pero ya es tarde para lamentaciones, solo queda tirar de cocos e intentar llegar lo mas dignamente posible, salimos de la marjal pero aun quedan unos 30 kilómetros para llegar a Valencia, tengo las piernas hechas una mierda, noto los primeros calambres pero poco a poco van pasando los kilómetros y me acerco a mi adorada ciudad, los últimos kilómetros los hago rapidísimos, no se de donde saco las fuerzas pero estoy volando, sobre 40km/h, por fin veo el puerto ya estoy aquí, me bajo después de 3h20’, como unos 40’ mas de lo previsto, dejo mi bici, me pongo las zapatillas y a correr, desde la primera zancada tengo las piernas contracturazas, el abandono es una opción muy a tener en cuenta ya que el dolor es bastante fuerte, pero hay algo dentro de mi que me hace ser un burro, será cabezonería o será estupidez, creo que una combinación de ambas, el caso es que decido correr aunque sea al menos una vuelta, al salir de Boxes recibo mi primer subidon de energía, allí esta mi mujer, dándome ánimos, verla hace que mi decisión de se seguir tenga algún valor, sobre el kilómetro 3 llega el momento clave de la prueba, mientras corro(si a eso que hacia se le puede llamar correr) veo a los míos, mis padres, mi hermana y sobre todo a mi hija, quiero llorar al verla, es mas mientras escribo se humedecen mis ojos, ver sus ojos de alegría por verme, sus aplausos y ese comentario al pararme a darle un beso(no te pares papa que te van a adelantar, es como yo joder jajaja), hacen que sepa con seguridad que pase lo que pase cruzare la meta, solo dejaría de hacerlo con los pies por delante y eso no pasara, al menos hoy, retengo en mi memoria esas palabras, esos ojos de orgullo y ese beso calido en mis mejillas, me quedan 17 kilómetros de agonía, pero el combustible que me faltaba lo he recibido, llego a duras penas al puerto, aun me quedan 2 vueltas mas, vuelvo a ver mujer, le digo que voy fatal pero que terminare, ella sabe que lo haré, me ha visto sufrir demasiadas veces como para no saberlo, la segunda vuelta es de lo peor que me ha pasado en la vida, me duelen los cuadriceps de una manera que no puedo ni explicar, los gemelos empiezan a dar síntomas de subirse, la rodilla ya es como si no la tuviera, Belén me pasa y me da ánimos, lejos queda ya mi ilusión de ganarles, ahora solo queda la épica de terminar, llego al avituallamiento de la segunda vuelta y recibo otro palo, se han quedado sin agua, esto es imperdonable para cualquier organizador, se pueden equivocar en mil cosas y es normal, creo que muy pocas veces me quejado de la organización de algún evento, se lo difícil que es y valoro muchísimo su labor, pero quedarte sin agua lo siento mucho es de juzgado de guardia, cuando me lo dicen se me cae el mundo, los voluntarios intentan llenar botellines usados en las fuentes cercanas, la visión es dantesca, se que lo hacen con todo su buena voluntad pero es vergonzoso, que vuelta mas larga me espera, vuelvo a ver a mis padres, están sentaditos en un banco de la playa, son las 3 de la tarde pero estos si que saben que llegare aunque sea a rastras, por fin llego al siguiente avituallamiento, mi mujer me da ánimos, me dice que solo queda una vuelta , que ya lo tengo hecho, me bebo todo el botellín, me tomo un gel de hidratos y a por la ultima, los gemelos ya no aguantan mas, el dolor de la rodilla se hace insoportable pero solo quedan 7 kilómetros, veo a un chaval parado le doy ánimos, le digo una de mis frases típicas(el dolor es pasajero, pero el orgullo eterno, que peliculero soy jajaja, pero hace efecto, se pone a correr a mi lado y poco a poco vamos sumando metros, a falta de un kilómetro para llegar ya lo conozco como si fuera amigo de toda la vida, estamos ya en el puerto solo nos quedan unos metros, YA ESTA HECHO JODER, mi mujer esta ahí, le doy la mano a mi compañero de viaje y apretó los dientes para entrar en meta, 6H30’45’’ una hora mas sobre mi peor previsión, pero no soy uno de los mas de 300 abandonos, he cruzado la meta soy FINISHER, vuelvo a sentirme orgulloso de mi mismo, he pasado un año para olvidar, mí lesión, la operación de mi hermana, la enfermedad de mi madre, la mía propia que solo mi mujer conoce y la perdida del hijo que esperábamos han hecho del 2011 el peor año de mi vida, toda esa rabia contenida explotan cruzando esa línea de meta, no puedo evitar llorar, lo hago en la soledad de boxes, no quiero que mi mujer lo vea, ella también lo ha pasado muy mal y quiero que solo vea felicidad, casi no puedo ni descolgar mi bici, un voluntario me dice si necesito ayuda, entre lagrimas le digo que si, que no puedo con la bici, el chico me ayuda y me da la enhorabuena, le doy las gracias y salgo de allí como puedo, solo quiero irme, notar el cariño de mi mujer y sentarme de una puñetera vez.
Bueno pues este ha sido el ladrillo de mi aventura, no creo que mucha gente lea esto hasta el final, pero quería escribirlo, una vez analizada la prueba en frío, deportivamente fue un fracaso, se que valgo mucho menos que esas 6h30’ pero deberé demostrarlo en otra ocasión, me quedo con las sensaciones vividas, con volver a ser yo en competición ya que lo he dado todo, no me quedaba nada mas.

PD, gracias Rocio, sin tus animos y comprensión en algunos momentos de mi preparacion esto no habría sido posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada